gabriel-garcia-marquez

¿Sabías qué……..El 28 de febrero de 1955?

gabriel-garcia-marquez

¿Sabías qué……..El 28 de febrero de 1955 ocho tripulantes de la nave ARC Caldas, de la Armada Nacional de Colombia, cayeron al mar y que la historia del único sobreviviente, Luis Alejandro Velasco, se convirtió en una de las creaciones más emblemáticas de Gabriel García Márquez ‘Relato de un Náufrago’ que concluyó en un famoso pleito en los tribunales?

Después de su desgracia llegó Velasco exhausto a la playa de Urabá, insolado pero recuperable. Estuvo recluido en el Hospital Naval de Cartagena. Días después, llegó ante el director de ‘El Espectador’ (periódico de tirada nacional en Colombia), don Guillermo Cano. Estaba dispuesto a contar su aventura completa. El Director llamó a su cronista estrella, García Márquez.
Durante 20 días, García Márquez se sentó con el marinero; tomaba notas y le soltaba preguntas tramposas tratando inútilmente de encontrar contradicciones en el relato. Cuando le pidió que describiera la tormenta, Velasco respondió: “Es que no había tormenta”.
“Esta revelación —contó García Márquez— sacó a la luz tres faltas enormes: primera, estaba prohibido transportar carga en un destructor; segunda, fue a causa del sobrepeso que la nave no pudo maniobrar para rescatar a los náufragos, y tercera, era carga de contrabando: neveras, televisores, lavadoras. Estaba claro que el relato, como el destructor, llevaba también mal amarrada una carga política y moral que no habíamos previsto”.
Años después todas las notas e información llevaron a Gabriel García Márquez a escribir su Libro.
En el prólogo del libro García Márquez hacía la siguiente advertencia:
“Me deprime la idea de que a los editores no les interese tanto el mérito del texto como el nombre con que está firmado, que muy a mi pesar es el mismo de un escritor de moda. Por fortuna, hay libros que no son de quien los escribe sino de quien lo sufre, y este es uno de ellos. Los derechos de autor, en consecuencia, serán para quien los merece: el Compatriota anónimo que debió padecer diez días sin comer ni beber en una balsa para que este libro fuera posible”.
No le faltaron al marinero Velasco los abogados que le llenaron la cabeza de cálculos exóticos sobre las regalías del libro. Eso lo condujo a que demandara a la editorial y por consiguiente a García Márquez ante el Juzgado de lo Civil del Circuito de Bogotá.
En el juicio, como prueba, se le pidió a Velasco que hiciera un escrito para comprobar la similitud de esa redacción con el estilo literario de las crónicas del marinero. Por supuesto no fue capaz, circunstancia que determinó el fin de la demanda, la orden de suprimir el párrafo final del prólogo en las ediciones sucesivas y la decisión de no pagar a Luis Alejandro Velasco ni un centavo más de los derechos de autor. Desde entonces, también por orden del Escritor, esos derechos pasaron a una institución docente. El fallo se produjo en febrero de 1994.
Les dejamos el audiolibro de “Relato de un naufrago” gracias al Canal de YouTube #AudiobooksFast

#AprenderDisfrutandoCeu #AprenderDisfrutandoyDisfrutarAprendiendo